GENIO Y FIGURA

GENIO Y FIGURA
Esas cosas de las que nunca se hablan...

17 sept. 2010

BUSCANDO LA VIDA O BUSCANDO LA MUERTE

CHE_GUEVARA: CELIA DE LA SERNA E HIJO

CHE_GUEVARA: CELIA DE LA SERNA

Ernesto “Che” Guevara. A los 2 años de edad Che Guevara contrajo asma, de la cual sufrió toda su vida; como consecuencia, su familia se mudó para Alta Gracia (Córdoba), donde a pesar de disfrutar de un clima más seco su salud no mejoró. Su educación primaria la hizo en su hogar, bajo la tutoría de su madre, Celia de la Serna. Se convirtió en un voraz lector de las obras de Marx, Engels y Freud que estaban disponibles en la biblioteca de su padre; es probable que hubiese leído algunos de sus trabajos antes de asistir a la escuela secundaria (1941) en el Colegio Nacional Deán Funes, Córdoba donde se destacó en literatura y deportes. En ese entonces su pensamiento fue influenciado por impresiones recibidas debido a la presencia de refugiados de la Guerra Civil Española y por la larga serie de crisis políticas de Argentina que culminaron en la dictadura de Juan Domingo Perón, a la que los Guevara De la Serna se opusieron inicialmente, aunque años después demostraría simpatías por el peronismo. Esos eventos e influencias produjeron en el joven Guevara un rechazo a la pantomima de democracia parlamentaria y partidista, al ejército, a la oligarquía capitalista, y sobre todo al imperialismo estadounidense. Aunque sus padres, notablemente su madre, fueron activistas anti-peronistas, él no tomó parte en movimientos revolucionarios estudiantiles y mostró poco interés en la política en la Universidad de Buenos Aires (1947) donde estudió medicina, primero con la intención de entender sus propias enfermedades asmáticas y luego interesado en la lepra y las dermatologías infecciosas.

CELIA DE LA SERNA

Celia es descendiente del último virrey del Perú, un general de origen vasco llamado José De la Serna e Hinojosa, que fue derrotado en Ayacucho, en 1824, por las tropas del mariscal Antonio José de Sucre. Esta batalla sellaría definitivamente la emancipación de América del Sur.
Los primeros De la Serna se establecen en la Argentina de los comienzos del siglo XVIII. Los ascendientes argentinos de Celia fueron dignos representantes de lo que se dio en llamar "la oligarquía ganadera Argentina" que acumularía, desde los tiempos coloniales, un exuberante poder económico.
Celia De la Serna perdió a sus padres a muy temprana edad y fue criada por su hermana mayor quien fuera esposa del poeta Cayetano Córdoba Iturburu, de filiación comunista.
Desde su juventud, Celia demostró una gran fortaleza de carácter, profundas convicciones y un desprecio acentuado por las normas y preceptos que imperaban en la época. Católica militante primero, liberal y bohemia después, la madre del Che asombraba a su medio social desafiando prohibiciones, reglas y costumbres. Fumaba, se cortaba el pelo como un varón y, quizá su transgresión más audaz, siendo menor de edad se casó, por medio de un ardid, con el que sería el padre del Che. Celia amaba la aventura, el riesgo, la lectura, los viajes, las transgresiones y las situaciones que la ubicaban en el límite de lo permitido.

APUROS Y PARTO

Un hecho fortuito determina que el nacimiento de Ernesto Guevara se produzca en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, el 14 de junio de 1928. Sus padres, Celia De la Serna -de ocho meses de embarazo- y Ernesto Guevara Lynch, con las ideas puestas en la compra de un molino, deciden viajar a Buenos Aires para que su primogénito Ernesto naciera "porteño". El barco que los conduce por el río Paraná con destino a la capital de la República Argentina se encuentra a la altura del puerto de Rosario cuando Celia reconoce en su cuerpo las primeras contracciones. La pareja, obligada por las circunstancias, desembarca y se traslada inmediatamente a la casa de unos parientes. Poco después, en la maternidad del Hospital Centenario, un anexo de la Facultad de Medicina, Celia De la Serna da a luz. Después de una corta estadía en la ciudad, la familia Guevara continúa su viaje hacia Buenos Aires.

CAMILO GUEVARA

Camilo Guevara, hijo de Ernesto “Che” Guevara, dijo en Montreal que la comercialización “desmedida y desproporcionada” de la imagen del revolucionario argentino está intentando hacer que desaparezca su historia y su ideología. Camilo Guevara, de 48 años de edad y el hijo varón de mayor edad del “Che”, viajó a Canadá para asistir a la proyección en el Festival de Películas del Mundo de Montreal del documental “‘Che’, un hombre nuevo”, del argentino Tristán Bauer. Durante una entrevista con Efe, al ser preguntado sobre el riesgo de caer en el culto a la personalidad, Guevara afirmó que “el problema está en la desmedida, desproporcionada forma en que se ha lanzado, que es comercial fundamentalmente”.
“La gente lo tiene en la camiseta y cree que es un rockero o qué sé yo. Pero no sabe quién es realmente. En última instancia se sabe el nombre. Incluso puede decirte dos o tres elementos que supuestamente lo hacen ya un especialista en el ‘Che’”, explicó.

Y ÉL DIJO....

“Déjenme decirles, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor. Es imposible pensar en un revolucionario auténtico sin esta cualidad. Quizá sea uno de los grandes dramas del dirigente; éste debe unir a un espíritu apasionado, una mente fría y tomar decisiones dolorosas sin que se contraiga un músculo. Nuestros revolucionarios de vanguardia tienen que idealizar ese amor a los pueblos. No puede descender con su pequeña dosis de cariño cotidiano hacia los lugares donde el hombre común lo ejercita.”

RETRATO DE UNA VENGANZA (TESTIMONIO DE LA HISTORIA)


Es increible lo que se puede descubrir a lo largo de tantos esfuerzos. Sin hacer apología de la violencia, los hechos sucedieron, suelen guardarse vajo 7 llaves o de pronto, hay quienes se encargan de sacarlos a la luz, aportando un acontecimiento más, entre los tantos que la historia suele no considerar.

LA MUJER QUE VENGÓ AL "CHE" GUEVARA

La historia de Monika Ertl.
Hija de uno de los grandes propagandistas del nazismo (Hans Ertl,por mucho tiempo se lo conoció como “el fotógrafo de Hitler”), Monika terminó en Bolivia cuando el Tercer Reich se derrumbó y los jerarcas huyeron a los refugios más lejanos del planeta. Se crió en un círculo tan cerrado como racista, en el que brillaban su padre y otro siniestro personaje al que ella llamaba “tío”: Klaus Barbie, “el Carnicero de Lyon”.Pero la joven y bella alemana creció y todo cambió en el final de los años sesenta. Y la muerte de Ernesto Guevara en la selva boliviana significó el empujón final: rompió con sus raíces y en un giro copernicano terminó militando en las filas del Ejército de Liberación Nacional, el grupo guerrillero creado por el mismísimo Che.En 1971, cruza el Atlántico, vuelve a su Alemania natal, y en Hamburgo ejecuta personalmente al cónsul boliviano en esa ciudad.¿Quién era? Nada menos que el coronel Roberto Quintanilla, elresponsable del ultraje final a Guevara: la amputación de sus manos.Allí comenzó una cacería que atravesó países y mares, y que sólo encontró su fin cuando Monika cayó muerta en una emboscada que,según algunas fuentes, le tendió su “tío”, el sanguinario Barbie.Una historia increíble que parece, pero no es, ficción. Una gran investigación de Jürgen Schreiber, uno de los más premiados periodistas alemanes de la actualidad.
Jürgen Schreiber