GENIO Y FIGURA

GENIO Y FIGURA
Esas cosas de las que nunca se hablan...

24 sept. 2010

NIÑO, JOVEN, ADULTO...CONSTRUYE EL PERSONAJE

La Infancia
Ernestito o Tete, para la familia, posa ajeno y distante. El álbum entra obediente en las líneas maestras de las colecciones de las familias de clase media. Hay gestos de ternura y caballerosidad con su hermana Celia. Ahora, en las veces que se le sorprende en el combate entre indios y vaqueros, él hace de indio. Claro, de jefe indio, con plumaje en la cabeza, escudo y el hacha de guerra
La juventud
Recorre varios países del continente como corresponsal, articulista y especialista en lepra. Sigue en el anonimato y en el turbión de los amigos. Va a finalizar ese período en México, donde se gana la vida como fotógrafo ambulante hasta que conoce a Fidel Castro y a otros cubanos, que preparan una expedición armada para derrocar a Fulgencio Batista El héroe popular Aquí nace el Ché Guevara. Su nombre empieza a pronunciarse en el campo y las ciudades.
Protagoniza, al frente de su tropa, una invasión hacia el occidente de Cuba que culmina con la toma de la más importante ciudad del centro del país: Santa Clara. Unos meses antes, ha escrito a su esposa: ‘Estoy en la manigua cubana, vivo y sediento de sangre’
El dirigente
En su etapa de dirigente de alto nivel en esferas de la economía se impone la cartilla de racionamiento para administrar el hambre de los cubanos. Está en vigor todavía. Conoció a los más importantes líderes de la izquierda y fue un viajero que cambió de rumbo muchas veces. Si primero contribuyó a cerrar filas con la URSS, después se entregó al modelo chino de Mao El padre de familia Está en la vida civil y no se quita el uniforme con los grados de comandante. Tiene fama de dedicarse nada más que al trabajo y a su familia. Es un hombre distante y austero que vive con sencillez. No hay fiestas hasta los amaneceres, ni alcohol, ni aventuras secretas. Inventa el trabajo voluntario (largas jornadas dominicales en beneficio del Estado)
El agente secreto
Al Congo se fue como Ramón Benítez Fernández y allí se llamó Tatu, que quiere decir tres en lengua swahili. De África regresó clandestino a Praga y luego a Cuba. En Bolivia fue Ramón y otras veces, Fernando, un tipo con mucha experiencia militar al frente de una tropa acosada por el ejército boliviano y un equipo especial de la CIA que lo identificaba como AMQUCK