GENIO Y FIGURA

GENIO Y FIGURA
Esas cosas de las que nunca se hablan...

30 sept. 2010

EL EJERCITO GUERRILLERO DEL PUEBLO

Federico Frontini, alias Grillo, Oscar del Hoyo, Raúl Dávila y Eduardo Fernández, miembros del Ejército Guerrillero del Pueblo.



Archivos Incompletos. Bajo ese nombre aparecerán las imágenes que relatan las historias de militantes de las primeras guerrillas guevaristas del país. La primera foto muestra a cuatro miembros del Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP) secuestrados en 1964. A partir de su arresto el 5 de marzo en campamentos clandestinos descubiertos en Salta comenzó el fin de su organización. En otra imagen, de perfil se ve a Luis María Aguirre, médico, miembro del Frente Argentino de Liberación (FAL), asesinado en un enfrentamiento en 1977.
Todo el material fotográfico, reflejo de esa época, perteneció a las redacciones de los diarios La Razón, Tiempo Argentino y El Cronista Comercial. Estuvo tirado en un volquete, en la calle, y hoy integra la muestra que la Asociación de Reporteros Gráficos de la Argentina inaugurará el próximo lunes 24 de marzo.



Federico Frontini, alias “Grillo”, Oscar del Hoyo, Raúl Dávila y Eduardo Fernández, miembros del EGP, fueron fotografiados por la policía, después de ser detenidos. Lo que no supieron los agentes fue que entre los “extremistas” –según anotaron junto a la imagen– se encontraba Fernández, un miembro de su propia fuerza que se había infiltrado tiempo atrás. Formaban parte de un grupo de cubanos, entre los que se encontraba Dávila –cuyo nombre real era Alberto Castellanos– y un grupo de argentinos, algunos disidentes del Partido Comunista. Eran una organización de casi 30 guerrilleros que intentaba preparar el desembarco del Che en el país. Eran liderados por Jorge Ricardo Masetti –el periodista fundador de Prensa Latina, compañero de Rodolfo Walsh– y estaban decididos a instalar un foco guerrillero en Salta. Muchos de ellos fueron asesinados por las fuerzas de seguridad. Otros, desaparecieron en la selva, algunos fusilados por sus compañeros cuando intentaban desertar.
“Es un poco milagroso, porque el material también estaba destinado a desaparecer”, explica Inés Ulanovsky, una de las organizadoras de la muestra. Hace unos siete años, unos 500 sobres fueron encontrados en cajas tiradas tras la limpieza de archivos fotográficos que realizaron las redacciones de La Razón y El Cronista Comercial, que a su vez manejaba los registros del desaparecido Tiempo Argentino.


(Federico "Grillo" Frontini, (primero de la foto) mi amigo a partir de 1972, fué una de las fuentes primarias que me relacionó con el tema del "che" Guevara, con mucha profundidad y conocimientos. No hace muchos años, mi apreciado amigo, ha dejado de estar entre nosotros. Por suerte el destino, me permitió estar a su lado hasta el último segundo de su vida. Solo dos personas pudieron acompañarlo en ese difícil trance partir. Por propia decisión, no dejó que nadie de su entorno se quedara con la triste imágen de una cruel enfermedad que desdibujó su apuesto porte y figura subyugante. Rita Mercedes Chio Isoird)